El Colegio San Gregorio de Aguilar desarrolla desde hace diez años un programa de innovación en sus aulas. Es el único centro de la región que ha obtenido la máxima calificación, el “Nivel V de Excelencia”, en materia de nuevas tecnologías

La educación en los últimos años ha experimentado un gran cambio que contribuye a que los alumnos puedan estar a la vanguardia formativa. Los métodos de enseñanza han evolucionado de forma muy rápida y cómo se educa en un colegio hoy en día difiere mucho de cómo se hacia hace tan sólo diez años. Las nuevas generaciones no han nacido con un pan bajo el brazo, sino con un ratón pegado a su mano que sin duda alguna les facilitará la vida y que hace que su formación sea muy diferente a la que tuvieron sus progenitores.

San GregorioAlgunos centros  han visto que el futuro de la educación radica en avanzar en los métodos de enseñanza, fijándose un poco en los excelentes resultados que se obtienen en otros países europeos que ya se han adaptado a ese cambio. Precisamente el San Gregorio de Aguilar de Campoo es uno de esos colegios que se han puesto a la cabeza de la vanguardia en materia educativa. Desde hace diez años desarrolla en sus aulas, con alumnos desde Educación Infantil hasta Bachillerato, un programa de innovación que ha introducido diversos métodos de aprendizaje que difieren de los tradicionales, todo ello basado en dos grandes áreas, que son  las nuevas tecnologías y el bilingüismo.

«El cambio profundo vino hace seis años cuando se introdujo el programa Escuelas 2.0, y los alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria tuvieron sus portátiles y se incluyeron las nuevas tecnologías en todas las asignaturas», explica el director del centro escolar, Miguel de la Hera.

 Ahora se está apostando por un método de aprendizaje cooperativo, que consiste en que todos enseñen y unos aprendan de otros. Los alumnos se convierten así en profesores de otros alumnos y participan en varias iniciativas.

El Rincón de los Sueños, es una de ellas. Los alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria, durante una hora a la semana, ayudan a los niños de 1º y 2º con la lectura. Algo similar hacen los jóvenes de 3º de Educación Secundaria, que enseñan a los de 3º de Educación Primaria a iniciarse en la informática, realizando búsquedas y mostrándoles el uso de programas.

También se implican en este modelo, los alumnos de Bachillerato que son los encargados de desarrollar el programa de Educación emocional con los más pequeños, con los escolares de Educación Infantil. «Se juntan por parejas, que se suelen mantener dos años y durante una hora a la semana hablan de diversas cosas, es espectacular pues se crean muchos vínculos entre ellos y hace que se mejore la comunicación», explica De la Hera.

grupos de conocimiento. Precisamente los niños de Educación Infantil son los que están participando este curso en una nueva iniciativa. «Ya no se dividen en grupos, están todos juntos y son ellos los que se cambian de aula. Además la mitad de las clases se dan en castellano y la otra mitad en inglés, y no se imparten asignaturas tradicionales, son  grupos de conocimiento», apunta el director.  

Utilizan pizarras digitales y aprenden por núcleos de actividades: desarrollo del pensamiento matemático -utilizan el ajedrez y el ábaco-; taller de arte, ritmo y teatro; nuevas tecnologías; lectura-escritura;  desarrollo de los cinco sentidos -educación emocional y experimentos-; y conocimiento de personajes históricos, relacionándolos con su época en todos los niveles.  Otra de las novedades del presente curso es la introducción de un taller extraescolar de robótica, que está teniendo un gran éxito.

Una metodología diferente que ha dado unos excelentes resultados. En todos los ciclos formativos se han mejorado los resultados académicos que tenían hace diez años. Además, con las evaluaciones externas, a través de los exámenes de inglés para obtener los certificados de Cambridge, las pruebas de Selectividad o el diagnóstico que realizan la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Educación, están por encima de la media nacional y sobre todo están muy contentos pues el ambiente en el colegio y la convivencia han mejorado mucho, todos los alumnos se conocen y se relacionan, independientemente de su edad. Resultados que también les ha llevado a ser el único centro de toda Castilla y León que ha obtenido el máximo reconocimiento del Ministerio de Educación en materia de nuevas tecnologías, concretamente el denominado Nivel V de Excelencia.  

Modelo educativo de referencia por el que se interesan otros colegios, cuyos responsables acuden al San Gregorio de Aguilar para conocerlo. También se les invita a diversos congresos, como el que tuvo lugar la pasada semana de las Escuelas Católicas en Valladolid,  donde los profesores Julián Sanz y Javier Ramos desarrollaron una ponencia  para directivos y profesorado de centros concertados de la región. Su objetivo era mostrar la aplicación de las Tics a la enseñanza-aprendizaje.

Un centro que ya tiene puesta su vista en la educación del futuro, y cuyo próximo paso será la implantación de la impresión 3D y de los laboratorios virtuales.

Fuente: Diario Palentino